Notas - Hiper Rent a Car

00 34

971 26 99 11

MINI GUIA DE MALLORCA

                                                                                                                                                        Versión para Imprimir

 

Si habéis elegido Mallorca para vuestras vacaciones, sin duda habéis acertado, no os arrepentiréis. Nuestra principal recomendación es que no os conforméis en conocer  la zona que habéis escogido para vuestro Hotel porque os estaríais perdiendo muchos de los atractivos de la Isla. Nuestra lista de las 10 cosas que no deberíais dejar de ver o hacer:

1.- La Catedral: La Catedral de Mallorca o La Seu está ubicada  en pleno casco antiguo de Palma y a la orilla de su bahía. Esta privilegiada situación contribuye a resaltar su  majestuosidad.

Los orígenes de este edificio de 6.600 m2 se remontan al S.XIV cuando, Jaime I, tras la conquista de Mallorca en 1229 frente a los musulmanes, ordenó su construcción sobre la gran mezquita de Medina Mayurca como templo de culto cristiano en dedicación a la Virgen Maria.

Su construcción duró dos siglos y medio pero ha sido objeto de continuas reformas y adaptaciones,  incluso hoy en día sigue encontrándose en permanente proceso de actualización por lo que se han ido incorporando a la edificación todos los estilos de las diferentes épocas a lo largo de los siete siglos de existencia del edificio: gótico, renacentista, barroco, neoclásico, modernismo y contemporáneo. El conjunto resultante es de una belleza y armonía difícilmente igualables.

Junto a la Catedral se encuentra el Palacio Real de de la Almudaina.

2.- Palma: Es la capital de la Isla y de todo el archipiélago balear compuesto por las Islas de Mallorca, Menorca, Cabrera, Ibiza y Formentera. Los romanos fundaron esta ciudad el año 123 A.C tras su conquista y se cree que su nombre es una referencia a su victoria simbolizada por la palma de la mano. Es un error bastante común denominar Palma de Mallorca a toda la Isla, sin embargo, esta denominación sólo hace referencia a su capital y la forma más correcta de su utilización es Palma (sin la coletilla “de Mallorca”). Es una ciudad muy bonita que combina una parte  antigua de gran valor histórico cultural con edificios más modernos ya que, gracias al turismo, Palma es también una ciudad muy cosmopolita. Nosotros aconsejamos dedicar un mínimo de un día, tiempo del todo insuficiente para recorrerla al completo pero que os permitirá haceros una idea si no disponéis de más tiempo.

Nuestra propuesta de recorrido: Aparcar el coche en el parking de S´Hort del rei (a los pies de la Catedral, desde el aeropuerto se llega bordeando el mar, antes de llegar al Paseo Marítimo). Subiendo por la calle Conquistador llegaréis a la Plaza de Cort donde está el Ayuntamiento, junto a esta plaza se encuentra otra; la Plaza Santa Eulalia y a través de la misma llegaréis a la Calle Morey donde podréis apreciar  algunas de las mejores casas señoriales y patios de la ciudad, al final de la Calle Morey os encontraréis en la Catedral, desde allí pasando por los baños árabes podéis simplemente dejaros llevar y callejear por las estrechas calles que forman el casco antiguo de la ciudad hasta regresar de nuevo a la Plaza Santa Eulalia para coger la calle Colón y llegar a la Plaza Mayor. En la Plaza Mayor se toman las escaleras que bajan hacia Las Ramblas (paseo peatonal lleno de puestos de venta de flores) y las atravesáis dejando atrás vuestro  la Plaza Mayor.  Al final de Las Ramblas a mano izquierda tomáis la calle San Jaime  (si os fijáis a mano derecha veréis un horno antiguo y típico mallorquín  haciendo esquina) y llegaréis  a la Plaza del Rey Juan Carlos I y el Paseo del Borne (viniendo desde la calle San Jaime, a la derecha de la Plaza del Rey Juan Carlos I os queda la calle Jaime III, esta calle junto con el Paseo del Borne es una de las principales zonas de comercios de la ciudad). Atravesando el Paseo del Borne llegaréis a la Plaza de la Reina y la Avenida Antoni Maura. En este punto  estaréis junto al parking donde habéis dejado el coche aparcado. Recomendamos, sin embargo girar a mano derecha y acercaros hasta la Lonja que es el antiguo mercado de pescado,  de arquitectura gótica y rodeado de multitud de bares y restaurantes es un lugar idóneo para comer algo tanto de día como de noche.

Hay muchos otros puntos de interés en la ciudad como el mercado del Olivar (venta de frutas, verduras y  pescado principalmente) o  el castillo de Bellver (se puede ver a lo alto desde el Paseo Marítimo): es el único castillo circular de Europa.

3.- Valldemossa y Deià: En nuestra opinión no podéis dejar de visitar la Serra de Tramuntana  (declarada patrimonio mundial por la Unesco en 2.010) que debe su nombre a su situación ya que se encuentra en la parte Noroeste de la Isla y la protege de los vientos fríos del Norte (la tramontana). En este caso recomendamos visitar dos de sus municipios que, por su proximidad, son idóneos para dedicarles otro día de vuestras vacaciones.: Valldemossa  y Deià son dos municipios ricos en fuentes por lo que están rodeados de una abundante y frondosa vegetación que transmiten una calma y quietud extraordinarias.  Sus calles estrechas y empedradas les confieren un encanto muy especial.

En Valldemossa se puede visitar el Monasterio de La Cartuja que tiene su origen en el Palacio que  el rey Jaime ll de Mallorca mandó edificar a principios del siglo XlV para que su hijo Sancho encontrara alivio a su asma. Acabada la dinastía mallorquina, el Palacio cayó en desuso y se cedió a los Monjes  para convertirlo en Cartuja. Durante más de 4 siglos los mojes cartujos ocuparon La Cartuja hasta 1.834 que fueron obligados a desalojarla y pasó a manos privadas. Fue en 1.838 cuando Chopin realizó un viaje a Mallorca acompañado de la escritora George Sand y alquilaron una celda del monasterio donde Chopin compuso algunas obras y George Sand escribió el famoso libro " Un Invierno en Mallorca " donde criticaba los usos y costumbres de los habitantes de Mallorca. Pero el lugar ha acogido a otros personajes ilustres como Rubén Darío, Melchor Gaspar de Jovellanos, Santiago Rusiñol o el archiduque de Austria Lluís Salvador,  entre otros.

Famosas son las cocas de patata (dulce típico del lugar) ideales para acompañar con un helado en verano o chocolate caliente en invierno que sirven en cualquier cafetería o se pueden comprar en cualquier panadería.

Camino a Deià también se puede visitar la Ermita de Valldemossa donde una pequeña comunidad de ermitaños mallorquines consagran sus vidas a la oración y la penitencia.

En Deià no hay que dejar de visitar su pintoresco puerto y, si os animáis a hacer una caminata de media hora aproximadamente, podéis culminar el día con un agradable baño en su Cala que aunque recóndita, no por ello deja de estar masificada, especialmente en Julio y Agosto.

Si os ha gustado esta visita, otro pueblo de la Serra que consideramos merece una especial atención es Estellencs.

4.- Soller  y  Puerto de Soller:  Un paseo por el pueblo y su puerto se convierte en una experiencia fascinante.  Con sus 13.000 habitantes, Sóller es el centro comercial y cultural de la Sierra de Tramuntana, así como punto de salida de diversas rutas de senderismo por la montaña, la costa y el bello "valle de los naranjos". La plaza central con la imponente iglesia, árboles, cafés al aire libre y las montañas de fondo es de las más bellas de la isla. Rodeada de estrechas calles con numerosas tiendas, casas tradicionales y la antigua estación de trenes es el principal punto de encuentro de residentes y turistas, sobre todo los días de mercado (sábados). En el Puerto, además de disfrutar del paisaje y su ambiente,  podréis daros un  baño o coger el barco al Torrent de Pareis.

Muy recomendable es coger el tren que realiza el trayecto Palma- Soller (inaugurado en 1.912). Una experiencia insuperable que no os dejará indiferentes. La duración del trayecto es de unos 55 minutos.  Aunque se puede coger en otros puntos más próximos a Soller, tenemos que advertir que en los meses en los que la Isla recibe más visitantes (Julio y Agosto) es preferible cogerlo desde Palma para poder asegurarse un sitio para sentarse. Creemos que merece la pena poder disfrutar el paisaje con máxima comodidad.

Si al final, os decidís por llegar en coche, tendréis que pasar por el único túnel de pago de la Isla pero es muy preferible a tomar la carretera alternativa.

Por último recomendaros sus productos típicos: las gambas, la naranja y el aceite de oliva.

Si os quedáis con ganas de más, hay otro pueblo próximo muy bonito: Fornalutx

5.-Pollensa y  Formentor: Otra excursión recomendable para un día entero es visitar  Pollensa y el cabo Formentor situados en la zona Norte de la Isla. El principal atractivo de Pollensa es su diversidad de paisajes y su bahía. El   Puerto de Pollensa es un puerto pesquero lleno de terrazas y bares que ambientan mucho el lugar. Sentarse en cualquiera de ellas y tomarse algo contemplando las montañas y el mar a la vez es un auténtico lujo.  El cabo Formentor está compuesto de altos acantilados que se hunden en el mediterráneo creando un paisaje impactante. No es un trayecto excesivamente largo (19 km. desde el Puerto de Pollensa) pero las curvas y lo estrecho del camino aconsejan hacerlo a poca velocidad sobre todo si es la primera vez que se recorre, son unos 45 minutos que pueden alargarse algo más en temporada cuando los atascos por la cantidad de vehículos que circulan y están aparcados son frecuentes. Tras la visita al cabo Formentor, imprescindible un baño en su playa (Playa Formentor)

Destacable es la Fiesta de Moros y Cristianos que se celebra el 2 de Agosto y en la que se vuelcan todos los lugareños.

6.- Alcudia: No muy lejos de Pollensa se encuentra el municipio de Alcudia, municipio de gran valor histórico cultural ya que en él podemos encontrar restos de la ciudad romana de Pollentia  (nombre antiguo de Alcudia que no debe confundirse con Pollensa) y dos recintos de muralla, uno medieval y otro renacentista. También son destacables el  gran número de playas para todos los gustos:  pequeñas, grandes, de arena, de cantos rodados, etc. y el Parque Natural, S´Albufera  que puede visitarse gratuitamente (previa solicitud de permiso). Aconsejamos no dejar la visita para la última hora de la tarde ya que los mosquitos pueden ser algo molestos. 

7.- Pueblos de pescadores: A parte de los ya mencionados (Deià, Puerto Pollensa, etc) destacamos el pueblo de Cala Figuera en el municipio de Santany (no confundir con la playa de Cala Figuera en Pollensa). Es un pueblo pintoresco formado por dos torrentes que conserva las antiguas casitas de pescadores. 

8.- Playas: En Mallorca hay 207 playas, 158 de arena, 13 playas de grava, 21 playas de rocas y 15 playas de bolos (piedras redondeadas por la erosión marina). Es muy difícil hacer recomendaciones en este caso ya que depende mucho del gusto personal  o necesidades de cada uno pero lo que sí podemos asegurar es que  hay para todos los gustos, desde largas playa de arena fina a recónditas calitas a las que sólo puede llegarse tras un paseo a pie.

9.-Gastronomía. Algunos de los platos más típicos de la gastronomía mallorquina son:

Frito: admite muchas variantes. Es una mezcla de determinadas verduras, patatas,  especies y carne o pescado, todo frito en aceite. Nos gusta especialmente como lo cocinan en el pueblo de Sineu donde todos los ingredientes están cortaditos en trozos pequeños. Además, este pueblo situado en el corazón de la Isla celebra un mercado cada miércoles por la mañana que supone una muy buena oportunidad para comprar productos típicos de la tierra elaborados artesanalmente (como por ejemplo: sobrasada). Hasta allí nos desplazamos muchos locales a realizar compras para proveer nuestras despensas. Advertencia: el frito de carne suele incluir algún ingrediente más como hígado o sangre cocinada. Si bien es cierto que le da un sabor muy bueno entendemos que puede ser chocante para quien no está acostumbrado.

Sopas: Dos variantes, las sopas de verano y las sopas de invierno. Se diferencian unas de otra porque se elaboran con las verduras de temporada. Se sirven con unas rebanadas de pan duro cortadas muy finas (las sopas) y también se suele poner un huevo escalfado. Buenísimas!

Cocas: También tiene varias variantes, las principales son de verduras y de trampó. Es una especie de masa de pizza con verduras por encima. Suele venderse a trozos en todas las panaderías así que son una buena opción para comer algo a media mañana o tarde.

Embutidos del cerdo (sobrasada, camaiot y longaniza): realizadas en las tradicionales matances, se aprovecha todo el cerdo. Los productos más apreciados son la sobrasada (una pasta color teja para untar en pan), el camaiot (embutido que se corta a lochas) y longaniza (es sobrasada pero menos curada). No os podéis ir sin probarla! Si os gusta mucho podréis encontrar donde os la vendan envasada para llevar

Ensaimada: el dulce típico de Mallorca y el más famoso sobre cuyo origen existen muchas discrepancias.  El ingrediente principal de la masa es el saim o grasa de cerdo. Con la masa se hace un círculo en forma de espiral que le da su forma característica. Puede ser  llisa (sin relleno) o rellena (de chocolate, cabello de ángel o crema). Si os apetece llevaros alguna, también encontraréis donde os las sirvan empaquetadas para viaje.

Tumbet: plato de temporada compuesto por berenjenas, patatas, pimientos y salsa de tomate. Una delicia.

Trampó: plato de temporada tan sencillo que a veces sorprende que sea tan apreciado por los locales. Se trata de una simple ensalada de tomates, cebolla, pimientos blancos, sal y aceite de oliva.  El secreto está en la calidad de los ingredientes, sobre todo los tomates y el aceite de oliva. La experiencia de comer un buen trampó si los ingredientes son de calidad es realmente sublime.

Existen muchos otros platos tanto dulces como salados ya que la cocina mallorquina es muy variada: lomo con col, crespells, coca de albaricoques, berenjenas rellenas, empanadas y cocarrois (en Semana Santa), etc.

Por supuesto, como en cualquier zona costera de España, existen muy buenas opciones para comer pescado en cualquiera de sus variantes, como arroces.

Otros mercados populares son el de Santa María o Felanitx (ambos en domingo).

Como bebida, un licor típico, las hierbas que puedes ser dulces, semi dulces o secas. Como la mayoría de estos licores es de sabor fuerte y sólo suelen gustar a los que estamos acostumbrados. Recomendamos las semi dulces con un poco de hielo.

10.- Compras:

Una vez más, tenemos que agradecer al turismo que Mallorca no tenga nada que envidiar a las grandes ciudades en cuanto a tiendas o centros comerciales.  Muchas grandes firmas han abierto establecimiento en la Isla aprovechando la gran cantidad de visitantes que tenemos en cualquier época del año.  En la capital, Palma, las tres principales zonas de compras son: Las Avenidas, Centro Comercial Porto Pi (al final del Paseo Marítimo) y la Avenida  Jaime III, esta última es nuestra preferida por su ubicación y por encontrarse en ella tanto firmas de alta moda  como otras  más populares y asequibles. Pero no sólo en Palma se puede ir de compras, en algunos municipios encontramos tiendas muy interesantes y exclusivas (p.e. en algunos de los municipios ya nombrados: Alcudia, Pollensa o Sóller))

Al margen de aprovechar la visita a la Isla para realizar algunas compras, si lo que se quiere es adquirir algún producto típico también encontraremos gran variedad donde elegir: artículos artesanales de cuero (Inca), artículos de mimbrería o llatra(Son Servera), vídrio soplado  (se pueden visitar varias fábricas que muestran el proceso artesanal) y artículos textiles (p.e. mantelerías).

© 2013 HIPERRENTACAR.COM Todos los derechos reservados